CONCURSO DE IDEAS PARA LA INTEGRACIÓN ARQUITECTÓNICA Y PAISAJÍSTICA DE LA FÁBRICA DE ENCE EN LOURIZÁN, PONTEVEDRA.

En colaboración con Miguel Veira Esperante.

El ámbito de actuación comprende una parcela de casi 40 hectáreas ganadas a la ría y limitada entre una vía de tren y una autovía. Esta situación de partida implica ampliar la escala de trabajo, ya que el perímetro que delimita a ENCE es cercano a la superficie que ocupa la vecina villa de Marín.

Las actuaciones encaminadas a resolver la integración paisajística del conjunto industrial en el entorno natural de la ría de Pontevedra, deben partir de una estrategia de compresión del territorio en el que se inserta el complejo de ENCE y su ámbito de influencia.

Los componentes, los valores, la visibilidad y la fragilidad del paisaje, facilitan un diagnóstico de estado actual para poder comprender el lugar: sus características, su singularidad o su entendimiento a través de sus elementos estructurales y texturales, sus valores tangibles e intangibles y sus dinámicas.

La principal intención de la intervención es alcanzar una visión integradora de los aspectos ambientales y paisajísticos en su contexto territorial próximo, así como de la escena industrial que genera y en la que se inserta. Como se define en el contenido de la normativa del Plan de Ordenación del Litoral de Galicia, el objetivo trata "de acciones que, partiendo de la comprensión del paisaje de un lugar, conforman el proyecto y permiten disminuir el impacto paisajístico del mismo y conseguir su integración armónica".

 

PROPUESTA

Algunas de las construcciones del complejo industrial de ENCE se caracterizan por su tamaño, tanto en superficie como en altura. Se entiende que estas piezas poseen cierta representatividad a tener en cuenta como paisaje industrial con ciertos valores culturales y de calado temporal y que son estas volumetrías las que es necesario integrar con la actuación para alcanzar una expresión formal coherente y comprensiva con el conjunto.

Esto permitiría conseguir una presencia con mayor calidad arquitectónica y mejorar la relación de escala del conjunto edificado con el entorno natural, teniendo en cuenta la gran visibilidad que posee la fachada a la ría, totalmente expuesta en su contacto con la autovía y con la orilla contraria, en zonas como Lourido o Combarro e incluso desde la isla de Tambo.

La idea principal es crear una propuesta un tanto evanescente, que tenga mayor presencia desde una visión lejana pero que tienda a desaparecer en la distancia corta. Un proyecto que dialogue con el espacio natural a escala territorial pero que, a su vez, dialogue con lo industrial en la escala local.

La intención es generar una topografía liviana que sirva de nexo y de transición entre el espacio natural y el industrial. Esta red permitirá englobar todo el complejo de edificios e instalaciones fabriles, unificando el conjunto y teniendo en cuenta los distintos usos y tamaños de las piezas que lo componen. De esta manera, la estructura es más sensible con los elementos con mayor presencia y pierde importancia con las partes de la parcela menos agresivas con el paisaje.

 

REDES

La viabilidad técnica, económica y constructiva de la propuesta se basa en actuar mediante un sistema de ocupación del espacio que no interrumpa ninguna actividad dentro de la parcela y que genere una repetición de pocos elementos susceptibles de ejecutarse con medios limitados.

Esta red de elementos artificiales permite generar superficies topográficas con relativa libertad. La nueva orografía no responde a criterios naturales, sino artificiales, los construidos por ENCE, pero sus formas evocan a las sucesivas líneas del horizonte, características en el paisaje gallego presente en la costa.

Por otra parte, el tiempo dota a las superficies generadas por estas redes, de movimiento, por lo que nos encontramos ante una actuación estática, que la naturaleza transforma en dinámica.

La propuesta se ejecuta mediante una serie de postes de acero galvanizado hincados en el terreno a la profundidad requerida, dependiendo del tipo de terreno y de la resistencia exigida. Este sistema reduce costes y plazos, al eliminar cimentaciones de hormigón. Dichos soportes se distribuyen en líneas paralelas a la ría, con tres distancias de separación y seis alturas, para poder adaptarse estrictamente a lo construido.

Cada poste se une al siguiente mediante una catenaria de cables de acero, que servirán de base para unir cada fila diagonalmente con otros cables y disponer así, de una superficie limitada en donde insertar una red de hilos de rafia, que además de poseer una alta resistencia, tienen un uso práctico y económico.

 

MANTENIMIENTO Y SOSTENIBILIDAD

El criterio adoptado y recomendable es el sentido común.

En primer lugar porque al ser un proyecto modular, en cierto sentido, no es necesario acometerlo en una única fase ni en su totalidad. El patrón de desarrollo permite ejecutar desde una superficie mínima a toda la parcela, por lo tanto, la intervención encaja la actual coyuntura o los posibles imprevistos futuros, equilibrando lo propuesto con su coste económico y su posibilidad de minimizarlo.

Por otra parte, los elementos o piezas de las que consta el proyecto, no son ajenos a los ya existentes en las propias instalaciones pero en cualquier caso nos encontraremos ante un mantenimiento de bajo coste.